museos.consumer.es
Alimentación
Bricolaje Economía doméstica Educación Medio Ambiente Motor N.Tecnologías Salud Seguridad alimen. Solidaridad Viajes  Vivienda 
CONSUMER EROSKI
BOLETINES Recibir | Cambiar
BUSCADOR
   
Museos de Bellas Artes
Mirar, disfrutar y entender el arte
Mirar, disfrutar y entender el arte

Imprimir

Mirar, disfrutar y entender el arte

En esta Guía Práctica CONSUMER EROSKI Museos de Bellas Artes encontrarás gratuitamente información pormenorizada, actualizada y de utilidad sobre los 34 mejores Museos de Bellas artes de nuestro país. La publicación ofrece en cada museo una introducción sobre su historia y oferta artística, las exposiciones temporales previstas para el año en curso, sus características más sobresalientes, la información más útil (cómo llegar, precios, horarios de apertura...) y los servicios al visitante como cafetería, cajero automático, servicio de guardarropía o lugar para cambiar bebés.

Nuestro país puede presumir de contar con uno de los más importantes patrimonios artísticos del mundo. Una muestra de esta exuberante riqueza son los más de 1.300 museos de todo tipo que abren sus puertas al visitante, si bien, en opinión de los especialistas, un buen número de estos centros de arte no cumplen los requisitos exigibles en materia de conservación, documentación, exhibición e investigación.

Hoy somos muchos los que vamos alguna vez a los museos. Hace años que estos templos del saber, la cultura y la sensibilidad artística dejaron de ser un gozoso reducto minoritario de iniciados, jubilados ociosos con inquietudes y estudiantes de Bellas Artes. Muestra evidente de ello es que cada día resulta más frecuente hacer acopio de paciencia ante largas colas en las entradas de los grandes museos, especialmente cuando nos obsequian con exposiciones temporales que suscitan el interés del gran público.

Por todo ello, porque dedicar un par de horas a la visita a cualquier museo se va convirtiendo en una de las más lúdicas y comunes alternativas para el tiempo de ocio de muchos ciudadanos, porque la inmensa mayoría de los museos españoles cobran una entrada que tiene ya poco de simbólica, y porque esta afluencia creciente de público exige a los responsables de estos establecimientos de cultura ponerse a la altura de los acontecimientos y pensar en el visitante como un cliente cuyas expectativas deben satisfacerse, realizamos en CONSUMER EROSKI una investigación sobre la situación de los mejores Museos de Bellas Artes de nuestro país, siempre desde la perspectiva del usuario. Y dejando a un lado las valoraciones técnicas sobre la calidad y relevancia artística de la obra expuesta, al entender que esta tarea excede los ámbitos de trabajo de una revista de consumo.

Mirar, disfrutar y entender el arte
Tras las consultas pertinentes con un buen número de expertos en estas cuestiones del saber museístico, los 34 museos seleccionados para el informe fueron: Museo de Bellas Artes de Sevilla, Guggenheim (Bilbao), Museo de Bellas Artes de Bilbao, Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), Museo de Bellas Artes de Valencia , Museo de Bellas Artes de La Coruña, Centro Gallego de Arte Contemporáneo (Santiago de Compostela) , Museo Thyssen Bornemisza (Madrid), Fundación Lázaro Galdiano (Madrid), Museo Nacional del Prado (Madrid), Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid), Teatro Museo Dalí (Figueres, Girona), Museu Nacional d'art de Catalunya (Barcelona), Fundació Antoni Tàpies (Barcelona), Fundació Joan Miró (Barcelona), Museu Picasso (Barcelona), Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca, Museo Nacional de Escultura de Valladolid, Museo de Bellas Artes de Asturias, Chillida-Leku de Hernani (Gipuzkoa), Artium de Vitoria-Gasteiz, Museo de Arte Contemporáneo Español de Palma de Mallorca, Museo Patio Herreriano de Valladolid, Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de Sevilla, Museo Picasso de Málaga, Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León, Museo de Bellas Artes de Álava, Museo de Bellas Artes de Córdoba, Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo y el Museo Sorolla, así como los nuevos: Museu d'Art Contemporani de Barcelona (MACBA), Museu d'Art de Girona, Museo Oteiza (Navarra) y el Museo Salzillo (Murcia).

La importancia de todos y cada uno de ellos es indiscutible y sus colecciones artísticas tienen un valor cultural extraordinario. Sin embargo, esta excelencia artística y cultural no puede justificar que la transmisión al público de los contenidos, de la obra, que exhiben y que la atención que prestan a sus visitantes y usuarios sea en algunos casos mediocre o incluso deficiente, como revela el estudio que CONSUMER EROSKI publicó en enero de 2000. Parece obvio que los museos, al menos los más "espectaculares2", dejaron de ser santuarios del arte asequibles para unos pocos elegidos, o celosos guardianes de valores artísticos inmutables ante los que el. Hoy, los fines de un gran museo, como los 25 que aquí retratamos, no se circunscriben a los estrictamente educativos y culturales, ya que se han convertido en espacios de referencia de la industria del ocio y en lugar de cita de los hábitos culturales y sociales de un número creciente de ciudadanos. Por tanto, el disfrute de las obras de arte que exponen los museos del siglo XXI se asemeja cada día más al de las películas de cine, a las representaciones de teatro u ópera, a los conciertos o la danza. Realizamos un desplazamiento, pagamos una entrada y esperamos satisfacer unas expectativas que no se limitan al goce espiritual de la contemplación de objetos de interés artístico.

Mirar, disfrutar y entender el arte

Una obra de arte renace, se multiplica, cuando es vista, sentida e interpretada por cada uno de nosotros, y adquiere su verdadera dimensión pública cuando esta operación la han realizado miles o millones de personas que la incorporan a su equipaje cultural, a su sensibilidad, a sus recuerdos y emociones. Lo que justifica los multimillonarios patrocinios privados y públicos que requiere la actividad museística de primer nivel es precisamente esta dimensión pública del disfrute del arte, esa vocación de llegar a un gran número de ciudadanos, de complementar con esta alternativa cultural las incontables opciones de ocio urbano que se nos abren en esta sociedad de consumo que vivimos.

Es por eso que los museos, conscientes de que acogen a muchos visitantes no duchos en la degustación del arte y poco o nada familiarizados con los conocimientos que se requieren para una mínima contextualización de lo que ven, deben esforzarse en atender al público, en explicarle con generosidad y eficacia todo lo necesario para que el visitante, además de disfrutar del espectáculo como de cualquier otra experiencia lúdica, consiga, siquiera someramente, entender lo que ve, interpretarlo, hacerlo suyo. Para saber a qué preguntas personales y a qué retos responde la obra del artista, en qué época histórica se realizó, a qué corriente se adscribe, de qué ambiente cultural y artístico es heredera... se necesita información, y, por eso, en esta actualización se ha dado especial relevancia a la disponibilidad y precio de las audioguías y al número de visitas guiadas.




Boletines  Suscríbete gratuitamente a nuestro boletín
Ir a la portada de la Guía Práctica Museos de Bellas Artes     Ver las portadas de...  

 
Los museos uno a uno
Todas las exposiciones
Mirar, disfrutar y entender el arte
Museos de Bellas Artes
a examen
  GUÍAS PRÁCTICAS
 
Ver todo sobre:
Educación
Fundación EROSKI Accede a nuestra versión accesible y RSS  ¿Quieres saber quiénes somos? | Mapa web | Escríbenos
En CONSUMER EROSKI nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. ©Fundación Eroski